Arquitectura religiosa

Es muy difícil, al igual que ocurre con la arquitectura civil, escoger algunas de las edificaciones más importantes de nuestro municipio de índole religioso pues posee gran variedad de iglesias, y ermitas que son dignas de mención y de obligada visita si está haciendo turismo por Cantabria. Nosotros nos hemos decantado por algunas de ellas, pero recordamos al visitante que existen muchas más de paso obligado.

Comenzamos por la Iglesia de San Pedro, Azoños, con una datación más antígua fue reedificada en 1791 gracias a Fray Joaquín Herrera Bárcena, natural del pueblo y que llegó a ser General de la Orden de San Bernardo y Obispo de Canarias en 1978.

En Maoño se encuentran lRosetón Iglesia de la Santa Cruz (Sta Cruz de Bezana)Iglesia de San Vicente y Ermita de San Mateo. La primera causa gran impresión al visitante al entrar, pues llama la atención su retablo ricamente decorado. En su centro la Virgen en talla del siglo XVI, y a sus lados, en las otras calles, San Vicente y San José con el Niño a la derecha e izquierda respectivamente. Su bóveda narvada y las imágenes de San Antonio de Padua y la Virgen del Rosario a los lados de la nave completan esta maravillosa iglesia.

La ermita de San Mateo, la más antigua del municipio,  es muy simple en cuanto a detalles, destacando la sobriedad del interior. Sin embargo, produce en el viajero una sensación de recogimiento característica de un gran templo.

Ermita de Nuestra Señora del Rosario, en Mompía, sustituye a una anteriormente edificada en sus alrededores y que data de la Baja Edad Media.Declarada la finalización de la obra en 1824 hasta el 29 no se confirma el patronazgo que existía sobre el anterior. 

De construcción básica merece especial mención las capillas dedicadas a la Dolorosa y San Francisco y el retablo decorado con dorados y vivos colores.

En su centro destaca la Virgen realizada en madera policromada. También se encuentran representados San José con el niño y el Sagrado corazón de Jesús, además de San Antonio de Padua y San Agustín. En lo alto del retablo San Juan Bautista y la representación de Dios en forma de ojo que todo lo ve.

En Prezanes la Ermita de la Sagrada Familia cuenta con todos los elementos típicos de la edificación de la época, datada de 1791, desde mampostería hasta sillares.Sus dos retablos, uno de estilo neoclásico en el altar principal y recientemente restaurado en el que aparece San Gregorio y San Agustín, además de la Sagrada Familia. El otro, en el lateral sur, y de especial belleza representa la Virgen del Carmen ela
borado en castaño.

Originaria de al menos el siglo XV, la Ermita de San Cipriano actual (San Cibrián)  es el resultado de una remodelación en 1776 y una reconstrucción en 1865. Cabe destacar de esta ermita la imagen de la Inmaculada Galeona, del siglo XVIII, pues en cuanto a estructura es muy sencilla, pero guarda esa armonía además de ser muy acogedora, sobre todo con la mejora del entorno.

Como nos lleva pasando hasta ahora, todas las iglesias y ermitas de nuestro municipio cuentan con maravillosos retablos y la Iglesia de Santa Cruz de Bezana, en Bezana, no podía ser menos. Su retablo mayor de estilo neogótico, como las capillas laterales de San Roque y el Sagrado Corazón de Jesús, aparece el Cristo crucificado en talla sobre un fondo que representa el monte Gólgota. En este caso, además, la iglesia se caracteriza por un gran rosetón en la fachada oeste decorado con los orígenes de la iglesia.

Por último nos vamos hasta la Iglesia de San Salvador de Vivero de Soto de la Marina la cuál posee una torre campanario adosada por el lado oeste, tres naves bien definidas siendo su lado norte el más antiguo. A través de las puertas de acceso sur se llegaba a una antigua capilla del siglo XVII adosada ala que hoy es la nave izquierda. Esta Iglesia no deja de sorprendernos pues recientemente se descubrieron unos frescos situados en el ábside.